Nominación al premio “Lente de Oro 2015”

VIDEOMAKER_DEL_ANtilde_O_05_zps9batq3or
La noticia me ha dado mucha felicidad. Ayer me comunicaron que estoy nominado al premio “Lente de Oro”, como mejor videógrafo internacional 2015. La lista está integrada por realizadores audiovisuales de diversos lugares del mundo, personas a quienes admiro y respeto. Acepto con humildad el reconocimiento, que impulsa a seguir superándose en este oficio de “rescatador de recuerdos”, donde tantas veces conquistamos con la imagen y mostramos con la palabra. Mi gratitud y cordial saludo para todos los compañeros.

Más información: Lente de Oro 2015

Ariel García

Crea tu insignia

Anuncios

Ariel García formará parte del Jurado en Inspiration Awards Edición 7 / Brasil

Encabezado_con_ciacuterculo_LOGO_INSPIRATION_cop

Quiero compartir este inmenso orgullo con ustedes. Hace unos días, me llegó desde Brasil una grata invitación; Frankie Costa, fotógrafo brasileño de elevada jerarquía profesional y Director Ejecutivo de Inspiration Photographers, me proponía formar parte del jurado en la Séptima Edición de Inspiration Awards, el mayor directorio de fotógrafos y videógrafos de América Latina, responsabilidad que acepté con gusto. Me encargaré de examinar y calificar una determinada cantidad de realizaciones audiovisuales, enmarcadas en el sector de las bodas. El jurado, al que ahora me he incorporado, está constituido sólo por tres personas; mi felicitación y respeto para los dos compañeros con quienes, en el área del video, compartiré este compromiso: Pablo Costa (España) y George Kasionis (Grecia).

Jurados Inspiration Awards 7 / Brasil

Ariel García

Crea tu insignia

Salir a contar mi oficio

Ariel_Garc_a_001_Seminario

En muchas oportunidades diserté ante colegas, pero estas ponencias nunca cruzaron el cerco profesional; es decir, el seminario estaba orientado exclusivamente a compañeros videastas. La experiencia vivida la pasada semana en la Expo Boda y Quince Rosario 2015, dirigiéndome a un público masivo (no profesional) interesado en realizar una boda o fiesta de quince años, volvió a convertirse en una ocasión memorable. Del mismo modo que obrara en la Expo 2014, intenté trasladar lo mejor de mis años de labor ininterrumpida y dejar en los asistentes las sugerencias más honestas y consejos que consideré les serían de provecho.

¿Por qué he aceptado la invitación que me hicieran llegar los organizadores del evento? Porque ese público al que me dirigiría forma parte de la sociedad que hace necesaria mi existencia como realizador de videos. Porque entendí y entiendo que nuestra actividad no se desarrolla en un ámbito aislado sino comunitario. Porque he querido y quiero profundizar mi compromiso con quienes favorecen el desarrollo de mi labor. La oportunidad de compartir conceptos y reflexiones con un auditorio diverso puede trocarse en una vivencia tan valiosa como inolvidable.

Alguna vez escribí, que tal vez la velocidad y la ceguera con que los seres humanos cursamos cada día, combinada con un abanico de esnobismos tecnológicos y la convicción peregrina de que una cámara no requiere la experiencia de un operador para alcanzar mejores resultados, hayan sido piezas influyentes en la conducta de algunas personas que no se detienen lo suficiente a sopesar el valor que representa el rescate de recuerdos en manos de un profesional idóneo. Somos nosotros, entonces, realizadores y fotógrafos, los primeros responsables de motivar a esa fracción del público para que distinga la trascendencia de la tarea que llevamos a cabo.

Si entendemos que existen determinadas tendencias sociales que desfavorecen o subestiman nuestro oficio, contrapongámoslas, entonces, con argumentos, actos y razones; pero ya no sólo dentro de foros y grupos exclusivos para profesionales, hagámoslo afuera, extendamos la voz hasta el terreno donde “escucha” nuestro cliente posible. Salgamos a contar nuestro oficio.

Porque considero beneficiosa la existencia de comunidades virtuales donde los realizadores nos reunimos para departir y compartir, soy administrador de Fotógrafos y Videastas Profesionales Argentinos y uno de sus fundadores, un grupo localizable en facebook; pero no dejo de reconocer tanto las limitaciones de estos grupos como los impedimentos para conseguir determinados propósitos. Quienes persiguieran extender o reivindicar el mérito de nuestro oficio o alcanzar la valoración (o revaloración) de nuestra actividad, no siempre podrían lograrlo desde estos espacios velados al resto del mundo.

El pasado domingo 17 de mayo, volví a comprender que hablar ante el público no profesional, contar mi experiencia, enseñar, sugerir, exponer y sacar mi oficio de la panza de la Internet era, en cierto modo, “salir a la calle”, “salir a contar mi oficio”. Para lo que no necesité, por supuesto, montar un piquete ni mucho menos, sino aprovechar mis herramientas y lo mejor que con ellas los realizadores audiovisuales podemos hacer: conquistar con la imagen y mostrar con la palabra.

Ariel García
Realizador Audiovisual

Ariel García

Crea tu insignia

Charla informativa de Ariel García en la Expo Boda y Quince Rosario 2015

Cartel_Expo_2015_GENERAL
Este año volveré a compartir con los asistentes a la Expo Boda y Quince Rosario 2015 parte de la experiencia conseguida en mis veinticinco años de labor audiovisual, ¿de qué modo?, acercando sugerencias al público, colaborando con opiniones y criterios, respondiendo todas las dudas y exhibiendo videos. La charla será amena y aportará información necesaria. Con seguridad resultará de provecho para todos.

Entrevista que me hiciera la revista de video y fotografía profesional Punto Magazine, en el marco de la Expo Boda y Quince Litoral 2015 / Rosario:
http://puntomagazine.net/?p=9681

Más información: Expo Boda y Quince Rosario 2015

Ariel García

Crea tu insignia

Filosofía del Video Social 3: “Exponiendo la privacidad del cliente”

Filosof_a_del_Video_Soical_3

En esta ocasión me referiré a la práctica frecuente de un acto que los videógrafos hemos extendido en la red informática; costumbre que, según mi criterio, encierra un dilema:

“¿Actuamos conforme a la ética profesional cuando, desde algunos de los espacios que proporciona la Internet, divulgamos sin reserva los audiovisuales que hemos realizado para nuestros clientes?”

Quienes ejercemos este oficio sabemos que las imágenes y los sonidos recogidos en determinados acontecimientos comprenden episodios de la vida privada de las personas, ¿qué causas nos llevan a retirarlos de un terreno cuasi reservado para situarlos en las áreas públicas del ciberespacio?, ¿tentaciones de índole comercial?, ¿esperanzas de ganar nuevos clientes exponiendo la intimidad de otros? Alargo el interrogante hasta los foros y grupos de videógrafos en las redes sociales, ¿se trata de la necesidad de elevar nuestro prestigio dentro de la tribu?, ¿de ser aceptados o reconocidos como uno de sus miembros?, ¿de convertirnos en chamanes depositarios de sabiduría? O sencillamente ¿ostentamos adquisiciones y logros?, ¿fanfarroneamos?, ¿anhelamos la aprobación?, ¿el reconocimiento?, ¿el aplauso? … No tengo las certezas ni todas las respuestas, tal vez nada de lo escrito es admisible, tal vez todo, tal vez sólo las combinaciones disímiles y en consonancia con cada una de nuestras personalidades. No abandonaré el párrafo sin dejar una rendija para los actos más nobles, ya que a algunos compañeros no los impulsará el ego o la vanidad sino el auténtico deseo de beneficiar al clan, esto me consta; en tal caso ¿bastan los argumentos de carácter altruista para justificar la indiscreción? ¿Y si no fuese indiscreción sino una suerte de acto irreflexivo, sin deliberación?

Hace algún tiempo, junto a otros compañeros, viví la experiencia que me acercaría una conclusión posible a este dilema: ¿Y si al estímulo que rige la tendencia a divulgar los audiovisuales que hemos realizado para nuestros clientes lo constituyera un insólito principio de propiedad?

Ante un grupo de colegas (mesa de bar y café por medio) un realizador afirma que el video producido por encargo de un cliente “es nuestro”, que no necesitamos su autorización “para usarlo” y otros disparates por el estilo. Según escucho, no es el único que asume esta postura. A unos les parece lógica y la respaldan, otros la rechazan. El debate comienza a subir el tono. Con ánimo de aflojar la discusión, y consciente de que me desplazo a un extremo en el juego de las comparaciones, arguyo que yo no permito al arquitecto que diseñó mi casa utilizar el baño, tampoco al albañil que lo construyó; además, sería improbable que a alguno de ellos se le ocurriera saltar el tapial si pasara por aquí y tuviera necesidad.

No existen comparaciones exactas, por lo tanto algunos pensarán que no es viable relacionar la construcción de un baño con la de un video, y esto, de alguna manera, puede ser cierto o discutible. Válgame aclarar que el modelo alude al concepto de la intimidad y de pertenencia. Según mi criterio, el cliente es el único propietario del trabajo que hemos realizado, por el cual ha pagado la cifra estipulada por nosotros; incluso, exponer parte de él en nuestro estudio podría ser comprensible para la mayoría (no para todos) pero de ahí a asegurar que las imágenes nos pertenecen es “saltar el tapial”.

Para quienes buscan ser llamados artistas dejo otro interrogante. Guardando las inmensas distancias intelectuales, entre otras, pero persiguiendo los mismos conceptos: ¿Leonardo da Vinci era el propietario de las obras que le encargaban o sólo de su genialidad, el diseño y las herramientas con que las creaba?

Independientemente de los planteamientos volcados en este artículo, que me tiene como su autor, soy videógrafo, por lo que siento la obligación de admitir que también yo he colocado numerosos audiovisuales en la Internet, y aunque es cierto que generalmente contaba con el consentimiento de mi cliente para publicarlos, no apruebo mi proceder ni escapo a la crítica. Cuando percibí que mi comportamiento no era aconsejable dejé de hacerlo.

Si bien mi escrito busca convertirse en percutor de reflexiones, no sería justo que lo concluyera sin manifestar mi posición respecto al tema. En la actualidad, salvo circunstancias especiales y de carácter didáctico o ilustrativo, los trabajos que realizo poco traspasan la puerta de mi oficina, casi sólo en ella los muestro y ante las personas interesadas. Si un compañero me peguntara cuál es la diferencia entre presentarlos, por ejemplo, en un grupo de facebook (donde no los exhibo) y mi estudio o un taller de formación audiovisual (donde sí lo hago, con reservas) respondería que son innumerables, aunque podría resumirlas manifestando que no comparto la idea de una difusión masiva, incontrolada e indeleble de una obra que poco me pertenece, ya que el grueso de los audiovisuales que compongo tiene un cliente.

Una vez más, he querido hacerlos partícipes de lo que pienso. Estimo que la dirección y el objetivo del texto son claros para el lector, aunque no me iré sin recordar a algún compañero despistado que la pretensión de este artículo no es sermonear a los realizadores que exponen trabajos audiovisuales en la Internet; los amigos que lo hacen no dejarán de ser personas dignas de mi confianza y respeto.

Como he manifestado en la primera entrega de este proyecto, la Filosofía del Video Social reflexiona respecto al papel del realizador audiovisual en el escenario social y aborda el conjunto de hechos y circunstancias con los que se topa al desempeñar su labor. Según mi parecer, respuestas claras y concretas a determinados interrogantes permitirán reconocer y actualizar su misión, como también acercarnos a la verdadera magnitud de su rol, sin subestimarlo ni mistificarlo. Los textos que componen el proyecto Filosofía del Video Social constituyen un cúmulo de pensamientos abiertos al intercambio.

Ariel García
Realizador Audiovisual

Proyecto Filosofía del Video Social: https://www.facebook.com/filosofiadelvideosocial

Ariel García

Crea tu insignia

“El Video Social (en el mundo real)” / Ariel García

Arte_en_Focoi_Cartel_Ariel_garc_a
El día viernes 29 de agosto de 2014, daré una charla en Arte en Foco, Escuela de Fotografía y Artes Audiovisuales de Rosario, reconocido centro de enseñanza.

Desarrollaré un conjunto de temas que podría resultar de provecho y aclarar muchas dudas al “realizador de videos sociales”, aportando información útil y necesaria, incluso para quienes están arriesgando los primeros pasos en el oficio o deseen conocer parte de mi experiencia profesional.

Dado que el ingreso es libre y gratuito, cualquier persona podrá concurrir, aunque es preciso reservar el espacio con anterioridad.

Día: Viernes 29 de agosto, 19HS. –  Abierta a todo público, cupos limitados.

Informes: Teléfono: 0341 – 4477019 / Corrientes 165 de 10 a 13 y de 17 a 20hs.

Lugar donde se desarrollará la charla: Arte en Foco, Escuela de Fotografía y Artes Audiovisuales, calle Corrientes 165, Rosario, Argentina.